PETRO QUIERE SER EL ALCALDE QUE NO PERMITA QUE EL TORO BRAVO MUERA EN LA PLAZA ...

PETRO QUIERE SER EL ALCALDE QUE NO PERMITA QUE EL TORO BRAVO  MUERA EN LA PLAZA ...

Si un alcalde no está facultado para intervenir en la forma como deben desarrollarse las corridas, el único camino que Petro tiene en su propósito de pasar a la historia por eliminar la muerte de los toros en las corridas que se celebren en la capital es el Congreso de la República, donde se hacen las leyes.

Así lo señala de forma clara la mencionada sentencia de la Corte Constitucional, según el exmagistrado y expresidente de esa institución, Manuel José Cepeda: “No es posible afirmar que en virtud de la Sentencia 666 de 2010 esté prohibido dar muerte al toro. Tampoco es posible sostener que las autoridades administrativas pueden prohibir lo que el legislador ha permitido”.

En ninguno de los ocho países del mundo donde existe la tradición taurina (España, Francia, Portugal, México, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) y a pesar de las controversias que suscita la práctica de las corridas de toros, nunca una autoridad, a título individual, ha suprimido la muerte del animal en el ruedo.

Cuando esto último ha sucedido (Portugal, Cataluña y Quito), la decisión ha sido tomada después de amplios debates en los parlamentos  o a través de consultas populares.

Petro quiere pasar a la historia y su estrategia es sacar la discusión del campo del derecho constitucional y ubicarlo en la esfera del derecho civil. Petro perfectamente se puede oponer a que la plaza de toros de Santamaría, como bien del distrito, se preste para las corridas de toros.

Pero luego de la revocatoria del contrato con la Corporación Taurina de Bogotá, el temor es que cualquier otro empresario se acerque a la alcaldía y le ofrezca la realización de corridas de toros como las quiere avalar Petro, sin la muerte del animal, las cuales serían ilegales.

Por eso la decisión del alcalde, antes que una estocada, es apenas el primer tercio de la que promete ser una larga y apasionante faena en el ruedo del derecho constitucional.